¡Atención! Este sitio usa cookies y tecnologías similares.

Si no cambia la configuración de su navegador, usted acepta su uso. Saber más

Acepto

SIP, Tecnología fácil y accesible

La telefonía analógica se patentó en 1871, y siguió prácticamente sin variaciones hasta 1984, año en que apareció la telefonía RDSI, que usa canales digitales de 64 Kb a través de un cable telefónico de cobre; mientras que sobre una línea analógica únicamente podíamos mantener una comunicación, la RDSI permitió la realización de dos llamadas simultáneas a través del mismo cable.
El envío de datos de forma mecánica a través de los aparatos de fax, fue imponiéndose a partir de los años veinte del pasado siglo. Posteriormente, la necesidad de enviar documentación masivamente de manera que se redujeran los costes de envío y transporte, se apoyó en una nueva tecnología aparecida durante los años 70 y que se popularizó en los años 80: Internet; la red permitía que cualquier PC conectado a ella pudiera enviar una cantidad de datos determinada en un período de tiempo cada vez más corto.
 
SIPEstos sistemas de voz y datos, con diferentes cableados y estándares, hacían que fueran incompatibles entre sí, por lo que debían estructurarse por separado llegando a duplicar las redes de una empresa e incluso a triplicarlas tras la aparición de los sistemas de vídeovigilancia analógica. Los cableados de voz se realizaban mediante mangueras de pares y cajas de registro que hacían llegar dos hilos a cada teléfono, en el caso analógico y 4 hilos o más en el caso de los teléfonos digitales propietarios de la central privada del abonado. Los sistemas de vídeovigilancia y vídeograbación analógicos, utilizaban y utilizan un tipo de cableado específico denominado coaxial. Los datos inicialmente también utilizaron cableado coaxial pero rápidamente evolucionaron hacia el cableado estructurado (UTP); este tipo de cableado actualmente es compatible con los equipos de voz convencionales y se basa en la confluencia de todos y cada uno de los cables de los diferentes puestos de trabajo de la red, en un único punto (rack) donde se suele realizar la gestión centralizada de todos los sistemas de comunicación.

La continua evolución de las comunicaciones de datos ha hecho que cualquier ordenador pueda comunicarse a una velocidad al menos 1.600 veces mayor (100Mb/s) que la de las líneas RDSI; asimismo en las redes de datos varios dispositivos pueden enviar y recibir simultáneamente información a través del mismo cableado mediante paquetes de datos, al contrario que en las redes de voz convencionales que sólo permitían una única comunicación por dispositivo.
Esta revolución tecnológica ha permitido que se puedan digitalizar la voz y el vídeo, haciendo posible lo que denominamos convergencia, es decir integrar en una sola red informática, con un único sistema de cableado, los datos, la voz y el vídeo, que pueden interconectarse siguiendo unas políticas de seguridad adecuadas, con otras redes de cualquier parte del mundo.

 

SIPLa confluencia hacia un único estándar SIP, está permitiendo que los fabricantes apuesten por este tipo de tecnologías que redundan en un ahorro directo del cliente final, teniendo acceso a un conjunto de servicios que integran de forma natural ordenadores, impresoras, teléfonos y centralitas, dispositivos móviles, PDAs, televisores, cámaras, vídeos, electrodomésticos, sistemas de alarma, aparatos de electromedicina, automóviles, maquinaria, etc.

 

Por último y como ejemplo más representativo, si comparásemos el tráfico rodado con los sistemas de comunicación convencionales, la voz, los datos y las imágenes circularían por diferentes vías con dos únicos sentidos y multitud de bifurcaciones, mientras que estos mismos servicios adaptados a las redes IP, circularían por enormes autopistas a gran velocidad.